Blog

28 JUN

Wimbledon en julio: las memorias de Agassi

"Open" , editado por Duomo es el libro de las memorias de Agassi. Está escrito entre él y el premio Pulitzer J. R. Moehringer que siguió durante tres años a Agassi y compartió con el tenista los partidos, sus victorias y derrotas. Casi nada.
Wimbledon en julio: las memorias de Agassi

 

Estoy leyendo un libro que me está gustando mucho: "Los felices días del verano" de Fulco di Verdura.

 

Empiezo así porque el libro, del que no voy a contarte nada hoy, me lleva constantemente a mi infancia. A los veranos de mi infancia y adolescencia en los que el tiempo parecía ser infinito y cualquier evento diferente al ritual diario de despertarse-desayunar-irse a la playa-volver-comer-leer un rato-irse de nuevo a la playa-volver-ducharse-leer otro rato-cenar-irse a la cama, era esperado con emoción.

 

Uno de esos eventos era Wimbledon que siempre caía en julio.

 

Me recuerdo tumbado en el sofá en bañador viendo interminables partidos de tenis.

 

Recuerdo cómo me llamaron la atención Borg, McEnroe, Boris Becker, y cómo no, Andre Agassi. Santana hacía muchos años que había ganado ese torneo y Nadal aún tardaría otros muchos en ganarlo.

 

Agassi es el único jugador masculino en la historia que ha ganado los siete torneos más importantes del tenis. También es (esto no lo sé con seguridad) el único jugador que se ha odiado a sí mismo por ser el número 1 en el ranking. Esto sí lo sé con seguridad porque lo ha confesado en sus memorias.

 

"Open" , editado por Duomo es el libro de sus memorias. Está escrito entre él y el premio Pulitzer J. R. Moehringer (autor de "El bar de las grandes esperanzas") que siguió durante tres años a Agassi y compartió con el tenista los partidos, sus victorias y derrotas así como los momentos más privados del jugador.

 

Puede que te estés preguntando por qué te estoy hablando de este libro a ti que no te gusta el tenis, o que sí te gusta pero para jugarlo y verlo por la tele (cuando había algo que ver, claro).

 

Estas memorias son una maravilla. Da igual que te guste el tenis o que no te guste. No son las típicas memorias para contarle al resto del mundo lo bueno e importante que es. Todo lo contrario. En sus memorias nos cuenta lo mal que lo pasó desde pequeño. Con un padre que volcó en él su frustración por no haber conseguido nada en el tenis profesional, que construyó una máquina que le disparaba a un pequeñísimo Andre dos mil quinientas pelotas al día, y que le obligó, por ejemplo, con diez años de edad a consumir anfetamina para que estuviera más activo en un partido importante de un torneo.

 

En estas memorias Agassi, cuenta con todo lujo de detalles sus miserias. Que le daba pánico quedarse calvo y empezó a jugar con peluca, que estuvo un año entero a base de metanfetamina, que se fue de fiesta con MacEnroe antes de una final de la Copa Davis.

 

¿Por qué lo cuenta si no había ninguna necesidad de hacerlo?

 

Probablemente para expulsar todos esos demonios que desde pequeño le han acompañado y no le han dejado crecer como debiera haber crecido.

 

Y todo porque su padre se empeñó en que fuera lo que él no había logrado y tenía un buen revés cruzado.

 

¿Mereció la pena?

 

En su biografía encontrarás (o no) la respuesta.

 

Un abrazo

 

Rafa de Nobel

P.D También están contados sus momentos de gloria, claro. Por eso, por su sinceridad y lo bien escrita que está, merece la pena que lo tengas en cuenta.

Volver a noticias