Blog

04 NOV

Las malas, Camila Sosa Villada, Tusquets editores

Las Malas no es una historia de prostitutas, ni de marginadas; no es un cuento de hadas o princesas estrambóticas; Es, más bien, una invitación al escrutinio de uno mismo, una exploración del alma de cada lector
Las malas, Camila Sosa Villada, Tusquets editores

Estamos en 1970 y Beatriz de Moura, que acababa de fundar la editorial Tusquets un año antes, está tomando una copa en un bar con Gabriel García Márquez y le suelta a bocajarro:

-Gabo, tú eres muy rico y la editorial necesita dinero

Gabriel García Márquez apuró su wiski, la miró, sonrió y le dijo mirándola con esa mirada penetrante que parecía atravesar a todos:

-Te voy a hacer un regalo que te va a hacer millonaria.

El regalo consistió en "Relato de un naufrago" y a partir de ahí, poco a poco se fueron incorporando las grandes plumas que hoy forman el universo de la editorial Tusquets: Vargas Llosa, Milan Kundera, Fernando Aramburu.

Y así hasta llegar a Camila Sosa Villada, escritora argentina que acaba de publicar "Las malas" en nuestro país de la mano de Tusquets.

Te lo cuenta Gonzalo Alcoba, que está que no cabe en sí de gozo tras haberla leído.

 

"Las Malas no es una novela. Quizá habría que inventar una palabra para ella, un nuevo término académicamente aceptado que permitiera a los lectores aproximarse a este libro vibrante, atroz. Pero si alguien se atreviera a catalogarlo así, a ejercer sobre él esa crítica arrogante y prejuiciosa en que consiste clasificar, puede que se le escurriera entre los dedos, como un puñado de arena, para no dejar rastro de haber existido como algo concreto, como algo específicamente delimitado.

Sosa Villada es escritora, actriz, transexual, ex prostituta, ex estudiante de periodismo, ex hijo varón; Sosa Villada pretende mostrar su vida al mundo, tal y como el mundo nunca se detuvo a contemplarla; pero, al hacerlo, ofrece un espejo a esa misma sociedad prejuiciosa y violenta, alza un dedo acusador, lanza un dardo ponzoñoso y certero al corazón de las buenas costumbres. En su libro hay magia y calor, ilusión sin ninguna esperanza, terror y decisión, almas verdaderas que, para mostrarse como son, requieren de grotescos disfraces, de voces estentóreas, de hipérboles, cursiladas, silencios y hasta de muertes. Las Malas invoca sin remilgos a los cadáveres de aquellas mujeres condenadas para que se eleven de nuevo, se despojen de la tierra que las cubre y vuelvan a lucir sus bisuterías, sus artificios, sus risotadas; para que pregunten al mundo por qué nadie escuchó su dolor.

En un carrusel de revoluciones personales, Sosa Villada va a haciendo justicia para todas las travestis, consideradas una a una; les construye un evangelio para su redención y, al tiempo, propone al lector -salvo a ese hombre que nunca leerá este libro-  que se detenga un instante a observar la luz que emana de esa fiesta mística y arcana, prohibida a todos los ojos; un fuego fatuo que no soporta el brillo del sol. El dramatismo de esta obra, de esta novela, por llamarla así, no emana de las muertes -aunque las hay- sino de las vidas, del precio imposible de su liberación, de la victoria sobre el abismo a que se precipitan por la sola aspiración de vivirse plenamente.

Las Malas no es una historia de prostitutas, ni de marginadas; no es un cuento de hadas o princesas estrambóticas; Las Malas es, más bien, una invitación al escrutinio de uno mismo, una exploración del alma de cada lector. No lean esta obra si tienen miedo de ustedes mismos. Y si deciden hacerlo, póngase sus galas anheladas, rompan sus ligaduras a dentelladas, rían sin miedo a la muerte hasta rasgar el velo y recuerden que “ser travesti es una fiesta”; no sea que por encerrarse en su jaulita de pudor, terminen convertidos en mudos y aterrados pajaritos. Valor."

Puedes comprarla en el enlace de abajo.

O no, pero entonces te la perderías.

https://www.lanobel.com/libro/las-malas_541520

 

 

 

Para recibir más cartas como ésta cada día en tu buzón de correo, déjame tus datos abajo. Cuando quieras te puedes dar de baja para no recibirlos más. Se han dado casos :-) 

 

 

 

Volver a noticias